AXA XL usa dos tipos de cookies

  1. para permitir el funcionamiento de esta página y para mantener las preferencias que usted establezca; y
  2. para que los datos analíticos contribuyan a que la página sea más relevante y fácil de usar.

Estas cookies no recogen ningún tipo de información personal. Por favor, para más información sobre el uso de cookies haga clic aquí. Para cumplir las leyes de privacidad de la UE, debe aceptar nuestro uso de cookies.

Al utilizar esta página, usted acepta que podamos colocar estos tipos de cookies en su dispositivo. Si decide cambiar su configuración de cookies, este mensaje aparecerá de nuevo la próxima vez que visite la página web.

Fast Fast Forward

Hablemos: AXA Climate

Por

Los seguros paramétricos o basados en índices son cada vez más populares entre las empresas privadas, los gobiernos de los países y las asociaciones público-privadas gracias a la elegante simplicidad de las soluciones que ofrecen. Tomando como base un parámetro independiente o un conjunto de parámetros que se correlacionan con los riesgos de un cliente, el seguro paramétrico difiere del seguro de indemnización en que los pagos de reclamaciones se activan automáticamente cuando se alcanza un umbral previamente acordado.

P: ¿Cuándo se desarrollaron por primera vez las soluciones paramétricas?
R: Las soluciones paramétricas son un desarrollo relativamente nuevo. Los primeros productos paramétricos o basados en índices fueron desarrollados por empresas de energía y comerciantes de productos básicos a finales de la década de los noventa. La creciente disponibilidad de datos meteorológicos más detallados, fiables y de alta calidad, la existencia de computadoras más potentes y los avances en las técnicas de modelado fueron los elementos clave para propiciar su desarrollo. Gracias a estos datos y estas herramientas, aquellas empresas cuya rentabilidad se veía influenciada por el clima podrían ahora entender y modelar mejor la relación entre los costos/ingresos y las temperaturas promedio diarias, mensuales o estacionales.

De estos primeros esfuerzos de modelado también se entendió que, cuando se cuenta con el contexto correcto, el clima podía ser cuantificado e indexado. Y en base a los valores de dichos índices, el clima podría ser "empaquetado" como un producto comercializable.

En 1997 se realizó el primer comercio de derivados del clima y en 1999 la Bolsa Mercantil de Chicago introdujo el comercio de futuros y opciones de clima. Empresas de diversos sectores ahora podían contar con instrumentos financieros para reducir la volatilidad de los ingresos/costos asociados con el clima atípico.

Posteriormente se empezaron a usar estos mismos conceptos con el fin de crear soluciones basadas en índices y así mitigar el riesgo climático, especialmente aquellos relacionados con catástrofes naturales. En 2006, AXA emitió su primera póliza de seguro paramétrico, en conjunto con el Programa Mundial de Alimentos con el fin de cubrir las sequías en Etiopía. Aunque en los años subsiguientes la actividad en esta área fue bastante baja, todo cambió en 2014, cuando AXA Corporate Solutions creó su propio equipo de seguros paramétricos. En 2017 AXA creó AXA Climate, una entidad separada e independiente dedicada a crear y tasar soluciones basadas en índices.

P: ¿Cuáles son los componentes del seguro paramétrico?
R:
Una de las cosas que más me sorprenden de los seguros paramétricos es la elegante simplicidad de las soluciones que ofrecen. Estas coberturas se basan en tres factores:

  • El valor del índice: una o más variables que están estrechamente relacionadas con los ingresos o costos del cliente.
  • El nivel de umbral/deducible: el punto en el que empieza la cobertura del seguro. Estos pueden estructurarse de diferentes maneras. Dentro de una estructura puramente binaria, se paga el límite completo cuando un valor de índice queda por encima o por debajo de un umbral predefinido. Opcionalmente, el volumen del pago se puede vincular a la gravedad o magnitud de un evento, por ejemplo: un ciclón de categoría 4 activa el XX % del límite, mientras que un ciclón de categoría 5 paga el YY %. En una estructura lineal, el volumen del pago aumenta de manera incremental a medida que cambia el valor del índice.
  • El límite el máximo desembolso posible que se realizaría. Y para que funcione como un seguro, el límite debe ser menor o igual a las pérdidas reales del cliente.

P: ¿Qué tipo de organizaciones utilizan soluciones paramétricas y cómo las están usando?
R:
Las soluciones paramétricas se utilizan principalmente, aunque no exclusivamente, para mitigar el riesgo climático y por ende son relevantes para muchas organizaciones del sector público y privado.

Algunos de los primeros esquemas paramétricos fueron introducidos por los gobiernos nacionales. China e India, en particular, han sido pioneros en el uso de seguros paramétricos para proteger a los pequeños agricultores contra fenómenos climáticos extremos.

Un esquema típico agrupará a los agricultores en pueblos o municipios que presentan mediciones similares en lo que respecta al clima, la producción agrícola y el rendimiento. El índice se obtiene de importantes factores locales que impactan al rendimiento, como serían las precipitaciones, la temperatura, la velocidad del viento y la radiación solar. También se puede usar una sola variable o una combinación de variables como base. India, por ejemplo, tiene un programa que cubre 35 cultivos en 17 estados. Está basado en una combinación de parámetros meteorológicos e índices de rendimiento del área.

Cuando se supera el valor del umbral establecido, cada agricultor es compensado directamente según los términos previamente acordados. Entre estos pueden estar la severidad del evento, el tamaño de la granja y el valor de los cultivos. En ocasiones, los pagos se realizarán directamente a los bancos que le otorgaron el crédito al agricultor y así evitarles incumplimientos en su préstamo. En cualquiera de los dos casos, los agricultores contarán con los recursos financieros necesarios para iniciar una nueva cosecha.

Conforme el mundo enfrenta la posibilidad de fenómenos meteorológicos más extremos e inusuales, ya muchos gobiernos, organismos internacionales como la ONU y el Banco Mundial, bancos de desarrollo, las principales organizaciones de ayuda y re/aseguradores como AXA XL están trabajando juntos para dar con soluciones prácticas y asequibles para mejorar la resiliencia y la sustentabilidad. Si bien estas soluciones generalmente incorporan varios elementos complementarios, el seguro paramétrico es a menudo un componente que destaca en el programa general debido a la rapidez con la que se realizan los pagos tras una catástrofe grave. El Banco Mundial, por ejemplo, ha facilitado la configuración de bonos paramétricos para terremotos por un valor de US $ 1.6 mil millones que cubren a los países miembros de la Alianza del Pacífico: Chile, Colombia, México y Perú.

En algunas partes del mundo se percibe un creciente interés en utilizar esquemas paramétricos para ayudar a reducir la "brecha de protección", es decir, la diferencia entre las pérdidas cubiertas por el seguro y las pérdidas económicas totales. El equipo de Emerging Markets de AXA XL está trabajando con AXA Climate con el fin ver cómo las soluciones paramétricas pudieran impulsar aún más su esfuerzo en proteger las economías locales y regionales de diferentes países contra las catástrofes naturales y para promover la seguridad alimentaria.

En el sector privado, el seguro paramétrico le permite a las empresas mitigar el impacto de las anomalías climáticas, incluyendo el calor, la lluvia, el frío y la sequía excesivos, situaciones que pueden reducir los ingresos y aumentar los costos.

No sorprende que mucho del creciente interés en los seguros paramétricos provenga de los sectores de la industria que están más expuestos al riesgo climático, incluyendo:

Agricultura: además de los planes públicos diseñados para proteger a los pequeños agricultores, las grandes agroempresas también utilizan coberturas paramétricas para mitigar el riesgo climático. En este caso, las coberturas y los índices también se basan en la producción de cosechas/cría de ganado y la ubicación.

En las regiones productoras de algodón en África, por ejemplo, la sequía está llevando a las agroempresas a adquirir soluciones paramétricas. En Francia, por otro lado, tanto los gestores de viñedos como los productores de frutas están adquiriendo coberturas contra heladas para proteger sus ingresos.

Operaciones con energías renovables: no es de sorprender la aplicabilidad de los parámetros en este sector, considerando que alguno de los múltiples aspectos del clima será la materia prima de su producto.

Los datos satélites de radiación solar se usan para modelar la producción de energía en las plantas de energía solar. El índice también puede incorporar el calor -en términos de temperatura como de radiación solar- para reflejar el hecho de que las plantas solares son menos productivas cuando las temperaturas son más elevadas, algo particularmente relevante, por ejemplo, para las instalaciones de energía solar en el Medio Oriente y el norte de África.

El índice para los parques eólicos se obtiene de los datos satélites para el viento. El índice para las operaciones de energía hidroeléctrica se obtiene de los datos de precipitación en el área de captación y/o caudal.

Construcción: en algunos países del Medio Oriente, por ejemplo, se debe interrumpir el trabajo cuando las temperaturas suben por encima de cierto nivel. A su vez, temperaturas muy frías ralentizarán el desarrollo de la resistencia en el concreto, volviéndolo no apto para su propósito. En ambos casos, se puede usar un índice basado en la temperatura para ayudar a las empresas de construcción a absorber los costos adicionales que resultan cuando un proyecto se retrasa debido a condiciones climáticas extremas.

Otros sectores industriales expuestos a anomalías climáticas incluyen:

  • Turismo y esparcimiento: un calor o frío extremo puede reducir el número de visitantes a parques de atracciones, eventos deportivos/culturales y atracciones turísticas.
  • Transporte: las empresas aéreas pueden enfrentar mayores costos de deshielo por frío y nieve prolongados o excesivos. Las empresas navieras afrontan gastos suplementarios cuando el caudal de los ríos sube o baja.
  • Textil: temperaturas inusualmente cálidas o frías pueden afectar la venta de ropa de temporada, como abrigos de invierno o trajes de baño.

P: ¿Cuáles son los beneficios o ventajas de estas soluciones?
R:
En conversaciones con posibles clientes del sector público y privado generalmente menciono cinco características del seguro paramétrico.

La primera característica es la objetividad. Puesto que cada solución paramétrica incluye valor(es) de índice que se obtienen de los datos de terceros, los pagos se activan automáticamente al superarse los niveles de umbral previamente acordados. Eso significa que la póliza no está sujeta a interpretación, condiciones o advertencias, y el cliente sabe de antemano exactamente cuáles serían los pagos para cada valor de índice.

La segunda característica es la rapidez. Una vez que se alcanza un umbral prestablecido, las reclamaciones se pagan en cuestión de días o algunas semanas, como máximo. Estos dos atributos, objetividad y rapidez, son especialmente significativos para los gobiernos que buscan protegerse contra las catástrofes naturales. Abundan las pruebas que muestran que el impacto general de una catástrofe natural -en términos de sufrimiento humano como de daños económicos- se reduce significativamente cuando los gobiernos y los inversionistas privados confían en que los pagos se realizarán poco después de ocurrir la catástrofe.

Conforme más se use la tecnología de blockchain será más fácil incrustar los activadores paramétricos en el sistema de pago para que los pagos se realicen de forma automática y probablemente en cuestión de segundos.

La tercera característica es que las soluciones paramétricas están hechas a la medida. Cada póliza cubre ubicaciones/instalaciones específicas definidas por el cliente, y las estructuras individuales del programa -valores de índice, fórmula de pago y límites de cobertura- se adaptan a los objetivos estratégicos, apetitos de riesgo y presupuestos del cliente.

La cuarta característica es que el seguro paramétrico está disponible a nivel mundial. A veces puede resultar difícil cubrir un riesgo particular porque se encuentra en un lugar al que es difícil llegar o porque el mercado local de seguros no está bien desarrollado. Gracias a los satélites globales, se cuenta con datos meteorológicos del planeta entero. Tenemos la capacidad de desarrollar coberturas en donde sea que se necesiten.

Finalmente, las soluciones paramétricas son rentables. Si bien necesitamos de personal altamente calificado para desarrollar la póliza, no son necesarios los valuadores, abogados u otros especialistas técnicos para resolver las reclamaciones. Y puesto que está basada en datos objetivos proporcionados por terceros, las disputas de cobertura, así como las reclamaciones potencialmente fraudulentas, no representan ningún problema.

P: ¿Qué se necesita para armar una solución paramétrica?
R:
Si bien el producto final puede ser simple, la creación de un índice y el diseño de la estructura del seguro es un proceso multifacético que requiere diferentes habilidades y conocimientos.

La primera tarea consiste en crear un valor de índice objetivo y preciso que esté altamente correlacionado con un resultado particular.

Para un parque solar, por ejemplo, crearíamos un índice de producción de energía a partir de un modelo que refleje la cantidad de radiación solar que la ubicación recibe diariamente. Esto se correlaciona entonces con los niveles de producción de energía históricos o proyectados de este parque que, a su vez, están estrechamente relacionados con los ingresos de la operación. Por lo tanto, el índice actúa como un representativo del déficit de ingresos que el cliente puede esperar en un período de baja radiación solar.

Se requiere contar con datos precisos y detallados así como con capacidades analíticas sofisticadas para lograr valores de índice altamente correlacionados.

Contamos con datos satelitales desde 1980, por lo que en la mayoría de los casos, podemos construir un registro histórico sólido. También utilizamos datos de estaciones meteorológicas de un socio externo que certifica una red de estaciones meteorológicas de alta calidad en todo el mundo.

La cantidad y calidad de los datos siguen mejorando. De hecho, un factor importante que alimenta el creciente interés en las soluciones paramétricas, sobre todo en ciertos países de mercados emergentes, es la creciente red de satélites cada vez más sofisticados que capturan datos cada vez más detallados.

También tenemos un equipo extremamente capaz. Algo esencial dados los desafíos técnicos asociados a la creación de un índice, así como la diversidad de los riesgos que aseguramos. Todos los miembros del equipo tienen títulos de posgrado en disciplinas como estadística y matemáticas aplicadas, climatología y meteorología, ingeniería y finanzas, muchos también cuentan con amplia experiencia en la industria energética y sectores relacionados.

Cuando ya hemos modelado el riesgo e identificado los valores de índice estrechamente correlacionados, nuestro siguiente paso es diseñar la estructura del seguro. Como se indicó, cada solución se adapta a las circunstancias y necesidades particulares del cliente, este es un proceso interactivo en el que revisamos varias opciones de límite y nivel de activación con el cliente y su agente.

Aquí, el problema crítico será decidir los niveles de umbral. Si bien los niveles de umbral más bajos brindarán protección para eventos más frecuentes, también serán relativamente más costosos. Y viceversa. Por supuesto, los objetivos estratégicos, las necesidades de los riesgos y el presupuesto del cliente serán lo que determine la decisión final.

 

Karina Whalley es gerente de Mercadotecnia y Desarrollo en AXA Climate y supervisa la cartera del sector público ella también respalda la participación de AXA en el Foro de Desarrollo de Seguros. Karina estuvo anteriormente en African Risk Capacity, un grupo de riesgo soberano que ofrece a los gobiernos africanos seguros paramétricos para catástrofes. Está ubicada en París y su contacto es karina.whalley@axa.com

En noviembre de 2018, AXA Climate recibió el premio a la "Innovación en Siniestros del año" en los Premios Europeos de Gestión de Riesgos patrocinados por FERMA y Commercial Risk Europe. También ganó  el premio European & UK Captive por "El uso más innovador de una estructura A.R.T.".

© 2018 AXA SA or its affiliates
AXA XL is the P&C and specialty risk division of AXA.