Recursos & Herramientas

En un año tumultuoso de escasez de la cadena de suministro y de trastornos relacionados con las pandemias, el sector marítimo debe prepararse para los retos que se avecinan.

Por

Senior Risk Account Consultant, Marine Risk Management, AXA XL

Han sido un par de años difíciles para el sector marítimo. Ha habido titulares catastróficos que ponen de manifiesto los riesgos a los que se enfrentan los transportistas cada día.

Pensemos en la explosión masiva en un puerto de Beirut en 2020, que causó unos 218 muertos, 7.000 heridos, la pérdida de unos 13 buques y 15.000 millones de dólares (USD) en daños materiales. Unas 300.000 personas de la zona se quedaron sin hogar, y la explosión se sintió en Turquía, Siria, Palestina, Israel y en algunos países europeos. La causa: un gran alijo de nitrato de amonio, almacenado durante seis años sin los protocolos de seguridad adecuados.

Y más recientemente, en octubre de 2021, un buque portacontenedores se incendió frente a la costa de la isla de Vancouver (Columbia Británica). Aunque no se registraron heridos, se perdieron unos 105 contenedores frente a la costa durante el oleaje anterior al incendio. Según los guardacostas canadienses, aunque los contenedores contenían adornos navideños, sofás, electrodomésticos, ropa, piezas de automóvil, juguetes y otros artículos de uso cotidiano, también había dos contenedores que contenían materiales peligrosos: productos químicos utilizados en la minería.

Con la probable interrupción del transporte marítimo relacionada con la pandemia, los buques inmovilizados que tienen que reactivarse tras meses de inactividad y la enorme acumulación de pedidos por entregar, el sector marítimo tendrá probablemente en 2022 muchos retos que afrontar.

Aunque no podemos predecir el futuro, hay retos de mercado a los que la industria se enfrenta ahora mismo y que bien podrían convertirse en riesgos de pérdidas más adelante.

Punto #1: Construir buques portacontenedores con prisas.

Debido a la acumulación de actividades, las empresas marítimas se esfuerzan por construir suficientes buques portacontenedores para satisfacer la demanda sin precedentes del mercado mundial. Según un análisis de los nuevos pedidos de construcción realizado por el grupo comercial industrial BIMCO, se han encargado 381 portacontenedores en 2021 que representan una capacidad nominal de 3,44 millones de TEU, un nivel de capacidad de contenedores que nunca se ha pedido en un período de tiempo tan corto.

Estar a la altura de la demanda es de suma importancia, pero no es la única razón de la prisa por construir más buques. Muchos de los portacontenedores actuales están envejeciendo hasta el punto de que podrían quedar fuera de servicio parcial o totalmente. Con el aumento de la demanda, es fundamental disponer de suficientes buques a los niveles actuales. Sin embargo, muchas empresas están planeando poner en uso más buques.

La razón más importante, sin embargo, es la capacidad de generar importantes beneficios. Por ejemplo, Maersk, la mayor empresa de transporte de contenedores del mundo, acaba de registrar el mejor trimestre de sus 117 años de historia. La compañía informó de un aumento del 68% en los ingresos durante el tercer trimestre de 2021 y un beneficio récord de 16.600 millones de dólares, en comparación con los 5.500 millones del mismo periodo del año anterior.

Con la demanda y la cartera de pedidos actuales, los precios de los fletes se han disparado hasta 10 veces sus precios anteriores a la pandemia. Muchas operaciones de transporte marítimo están dispuestas a asumir el riesgo de tener demasiados buques si pueden generar suficientes beneficios.

Aun así, es posible que el sector naviero no tenga otra opción. Debido al retraso, muchos buques de transporte de granel se están utilizando para transportar contenedores. Estos buques no están diseñados para transportar y manipular contenedores a menos que se realicen modificaciones sustanciales. Aunque existen reglamentos y normas que permiten a los armadores adoptar los graneleros para el transporte de contenedores, el propósito es utilizarlos como solución puntual y no como modo de transporte permanente. Sin embargo, mientras la demanda siga siendo alta, algunos cargadores seguirán asumiendo riesgos innecesarios.

Con la demanda y el retraso actuales, los precios de los fletes se han disparado hasta 10 veces sus precios anteriores a la pandemia. Muchas operaciones de transporte marítimo están dispuestas a asumir el riesgo de tener demasiados buques si pueden generar suficientes beneficios.

Punto #2: Un exceso de oferta de buques.

La demanda suele disminuir. Los buques que hoy se necesitan desesperadamente para satisfacer la extraordinaria demanda del mercado podrían ser necesarios sólo durante un tiempo limitado. ¿Qué ocurrirá dentro de dos años cuando los nuevos buques que han entrado en el mercado para satisfacer la fuerte demanda ya no sean necesarios?

Durante la pandemia, vimos cómo se producían estas situaciones. Uno de los subproductos del COVID-19 fue que bastantes buques fueron inmovilizados. Conservar la maquinaria durante un largo tiempo de inactividad es complicado y costoso. Una vez que vuelve la demanda, hay que reactivar el buque. Hacerlo después de varios meses podría significar que la propulsión y los componentes electrónicos del buque ya no funcionan.

Ese mismo dilema se les plantea a las navieras cuando la demanda de gas y petróleo es alta. Cuando el mercado del crudo cae y la oferta disminuye, esos buques dejan de utilizarse. Eso significa que muchos de los buques se inmovilizan o se desguazan. Esto puede ser un problema si se tiene en cuenta que la vida útil de la mayoría de los buques es de 25 años.

Debido al precio actual del acero, hemos visto buques del sector de pasajeros que podrían haber tenido unos cuantos años más de uso y que de repente se han desechado porque estaban inmovilizados y el coste de reactivarlos era demasiado alto. En el astillero de desguace de Alang, en la India, se han desguazado un total de 14 buques de pasajeros en los últimos 12 meses, y se esperan más. La operación de desguace ha visto más barcos este año que en el conjunto de los últimos 10 años. Resulta más rentable desprenderse de un barco que reactivarlo.

Punto #3: Construir buques más grandes.

El siguiente paso natural para la industria marítima es considerar la construcción de buques más grandes para aprovechar la economía de escala y encontrar una forma de limitar o disminuir el coste del transporte marítimo. Cuantos más contenedores tenga un buque, el coste unitario del combustible será menor y se necesitarán menos buques en el agua.

Sin embargo, los buques más grandes crean problemas aún mayores. La infraestructura actual no admite buques más grandes. Los puertos se verían inundados e incapaces de manejar el tráfico adicional de contenedores. La agregación de la carga en un punto pronto haría que los puertos fueran inadecuados en tamaño y número de puertos disponibles. Lo mismo ocurre con la agregación de los activos de casco y maquinaria. El aumento de tamaño y número no puede ser soportado fácilmente por los servicios disponibles hoy en día.

La seguridad en el mar también se vería comprometida: los buques más grandes podrían provocar grandes incidentes y consecuencias a largo plazo. Aumenta el riesgo de colisión, especialmente en lugares como los canales de Suez y Panamá, así como en los puertos más concurridos. Las actuales operaciones de salvamento disponibles pueden no ser adecuadas para gestionar tales operaciones en caso de que se produzca un accidente.

Afrontando 2022

Aunque es difícil decir cómo responderá finalmente el sector marítimo al aumento de la demanda del mercado, es fundamental tener en cuenta los pros y los contras de satisfacer esa demanda. A medida que las operaciones de transporte marítimo consideran sus opciones, deben entender si la infraestructura está ahí para apoyar sus opciones, y si el beneficio obtenido vale los riesgos adicionales.

Los expertos en seguros marítimos de AXA XL continuarán haciendo un seguimiento de estas cuestiones y de otras, y le ofreceremos la información más reciente que esté disponible. Nuestro enfoque de la gestión de riesgos empieza por asegurarnos de que nuestros clientes disponen de la información necesaria para tomar decisiones documentadas.

Puedes contactar al autor completando este formulario

Tu nombre
Tu apellido
Selecciona tu país
Invalid email
Invalid Captcha
 
Suscribirse

Más Artículos