Reinsurance
Product Family
Claims
Risk Consulting
Resources & Tools
Resources and Tools
About AXA XL
About AXA XL
About AXA XL
Get In Touch

Cuenta la leyenda que se empezaron a usar fuegos artificiales en China hace más de 2000 años para ahuyentar a los malos espíritus y como expresión de felicidad y prosperidad. Se atribuye la invención del petardo a un monje chino llamado Li Tian, que vivió hace unos 1.000 años, cerca de la ciudad de Liu Yang en la provincia de Hunan. Este área sigue siendo el mayor productor de fuegos artificiales de todo el mundo, y la gente de toda China todavía sigue celebrando la invención del petardo cada 18 de abril lanzando fuegos artificiales y ofreciendo sacrificios a Li Tian.

Hoy en día, los fuegos artificiales son un elemento común a fiestas importantes en todo el mundo. Muchos países celebran los mayores eventos de la historia de su país con fuegos artificiales: el 4 de julio en EEUU, el 14 de julio en Francia, la noche de hoguera en Reino Unido (también conocida como noche de Guy Fawkes), el 16 de septiembre en México o el día de la unidad alemana. Para los hindúes de todo el mundo, Diwali no estaría completo sin fuegos artificiales. Y encender fuegos artificiales es una tradición mundial a la hora de despedir el año y dar la bienvenida al año nuevo.

Los fuegos artificiales profesionales son inspiradores y pueden generar sentimientos profundos de emoción y sorpresa. Las demostraciones profesionales también son muy seguras: hay muy pocos incidentes de lesiones o de daños a la propiedad durante los espectáculos de fuegos artificiales profesionales.

Una de las razones por la que son seguros es que la mayoría de los países cuenta con normas de seguridad muy rigurosas y con reglamentos relativos a las demostraciones de fuegos artificiales públicas. Y los profesionales que organizan estos eventos son muy conscientes de que trabajar con grandes cantidades de materiales explosivos es peligroso por naturaleza para ellos mismos como para el público. Por eso toman precauciones extremas, y están preparados por si algo va mal.

Celebraciones seguras

Aunque los fuegos artificiales profesionales no suelan causar lesiones ni daños a la propiedad, los incidentes son más frecuentes cuando "aficionados" encienden fuegos artificiales, incluyendo petardos. Durante los días festivos en que muchas personas encienden fuegos artificiales, los departamentos de bomberos locales y las salas de emergencia saben que tendrán más trabajo. Por ejemplo, se ven mucho más incendios en EE.UU.  el 4 de julio, día de la fiesta nacional, que cualquier otro día del año, y los fuegos artificiales representan el 40 por ciento de estos incendios, por encima de cualquier otra causa.

Entonces, si está pensando celebrar el año nuevo o cualquier otra ocasión con fuegos artificiales, hay que seguir unas precauciones simples y básicas.

En primer lugar, compruebe que los fuegos artificiales son legales en su área: en algunos sitios son ilegales y su uso puede verse restringido con condiciones climáticas secas. Si su uso es ​​legal, tenga estos consejos de seguridad en mente:

• Compre sólo los fuegos artificiales legales que tienen una etiqueta con el nombre y las instrucciones del fabricante; los ilegales no llevarán etiqueta.

• Aprenda más acerca de sus fuegos artificiales; lea las etiquetas de precaución y las descripciones de uso antes de encenderlos.

• Almacene los fuegos artificiales en un lugar fresco y seco.

• Nunca intente fabricar sus propios fuegos artificiales.

• El alcohol y los fuegos artificiales son una mala mezcla: tenga siempre un adulto sobrio supervisando las operaciones.

• Utilice siempre los fuegos artificiales al aire libre en una zona despejada lejos de edificios y vehículos, así como de hojas y materiales inflamables.

• Tenga un cubo de agua y una manguera cerca en caso de accidente.

• Mantenga al público a una distancia segura.

• No mantenga ninguna parte de su cuerpo por encima de los fuegos mientras los enciende.

• Lleve protección para los ojos.

• No encienda más de un fuego artificial a la vez, y no lo haga en envases de vidrio o de metal.

• Nunca tire ni apunte fuegos artificiales a alguien, ni siquiera en broma.

• Nunca encienda un petardo que no ha estallado.

• No lleve fuegos artificiales en el bolsillo, la fricción podría encenderlos.

• Los niños nunca deben jugar con fuegos artificiales. Si les da bengalas, asegúrese de que están fuera y de que las mantienen lejos de la cara, la ropa y el cabello. Las bengalas pueden alcanzar 982 ° C (suficiente para fundir oro).

• No permita que los niños recojan restos de fuegos artificiales después de un evento. Algunos todavía pueden prenderse y explotar en cualquier momento.

• Ponga los fuegos artificiales usados en un cubo de agua en remojo antes de tirarlos a la basura.

• Piense en su mascota. Los animales tienen los oídos sensibles y pueden asustarse y estresarse mucho al oír fuegos artificiales. Mantenga a las mascotas en el interior de la casa para reducir el riesgo de que se escapen o se lesionen.

Los fuegos artificiales son algo contradictorio: pueden aportar una dimensión de fiesta adicional a muchas ocasiones y convertir un evento en algo más especial y divertido. Pero también son peligrosos por naturaleza. Y un evento divertido ya no lo es tanto si uno tiene que ir a urgencias o llamar a los bomberos. Si tiene pensado lanzar fuegos artificiales, tomar una precauciones básicas le ayudará a que la fiesta sea divertida y no trágica.

More Articles
Quick Links