Recursos & Herramientas

El último Informe de Riesgos Futuros de AXA 2021 muestra que las principales amenazas globales, como el cambio climático, las ciberamenazas, las pandemias y las enfermedades infecciosas, y los riesgos de terrorismo y seguridad, siguen siendo prioritarios tanto para los expertos en riesgos como para el público en general en el Reino Unido, Europa y otros países. Mientras los gerentes de riesgos y sus socios corredores y aseguradores se reúnen en Brighton para la conferencia de Airmic de este año, Elie Hanna, chief distribution officer, UK & Lloyd’s market, y Tim Smith, head of UK client management en AXA XL, charlan sobre la necesidad de pensar a largo plazo para hacer frente a estos desafíos y sobre cómo los profesionales de los riesgos y los seguros deben adaptarse para hacerles frente.

¿Qué nos dice el Informe de Riesgos Futuros 2021 sobre la forma en que las empresas y los individuos ven los riesgos y las formas en que los profesionales del riesgo deben adaptarse para gestionar y transferir estos riesgos?

Elie Hanna: Una de las conclusiones interesantes del Informe sobre Riesgos Futuros de este año es que los expertos en riesgos se centran, en general, en los riesgos colectivos, mientras que los particulares tienden a centrarse más en los riesgos que les afectan directamente.

La comunidad de riesgos -gerentes de riesgos, ingenieros, corredores y aseguradores- tiene un papel que desempeñar aquí para demostrar el vínculo entre nuestras acciones como individuos y los riesgos que nos afectan colectivamente y cómo podemos planificarlos, mitigarlos y gestionarlos. Tenemos que mostrar cómo podemos hacer cambios colectivamente para gestionar los riesgos -como el cambio climático y las pandemias- que nos afectan a todos.

Los expertos en riesgos pueden ayudar a comunicar este vínculo y a conseguir que las partes interesadas de todos los niveles de las empresas adopten medidas y planifiquen y gestionen también los riesgos. Tenemos que dejar claro -en todas las organizaciones en las que trabajamos- que todos tenemos un papel que desempeñar en la gestión de riesgos, como el cambio climático y la cibernética. 

Tim Smith: El cambio de mentalidad a largo plazo será de vital importancia. Los riesgos que aparecen en un registro anual de riesgos no cambian mucho con el tiempo; tenemos que dejar de lado la mentalidad anual y empezar a pensar en los mayores riesgos a los que nos enfrentamos -como el cambio climático- de una forma mucho más estratégica. Los mayores riesgos a los que nos enfrentamos son a largo plazo y, en gran medida, intangibles, por lo que nuestro pensamiento -como profesionales del riesgo- debe ser a largo plazo y estratégico, y no estar puramente vinculado a una renovación anual de la póliza.

También es importante recordar que con el cambio también hay una oportunidad potencial para dar un paso adelante y hacer las cosas de manera diferente, como el desarrollo de estrategias ambientales, sociales y de gobierno (ESG), por ejemplo. Y como profesionales del riesgo, tenemos que trabajar con nuestros clientes para identificar esas oportunidades.

El cambio climático es uno de los mayores retos a los que se enfrenta nuestra sociedad y las empresas de todos los sectores están estudiando cómo pueden hacer cambios para ayudar a reducir las emisiones de CO2. ¿Qué importancia tiene hoy en día para las empresas contar con una buena estrategia medioambiental, social y de gobierno (ESG), y qué papel desempeñan los gerentes de riesgos y los socios aseguradores en su desarrollo? 

Tim
: Es necesario establecer un vínculo tangible entre las buenas prácticas ASG, la gestión de riesgos y la estrategia general de la empresa. Las aseguradoras deben reconocer los aspectos ASG: debemos demostrar que una buena gestión del riesgo y de los aspectos ASG -a largo plazo- se refleja en las condiciones de los seguros.

Muchos de los beneficios de una buena gestión ASG llevarán tiempo y puede que no se materialicen durante el mandato de la actual dirección de la empresa. Este es otro ámbito en el que tenemos que romper el ciclo de mirar las cosas puramente sobre una base anual y debemos planificar a largo plazo.

Abordar una cuestión como el cambio climático es, por su propia naturaleza, una tarea de colaboración; sólo la acción colectiva marcará una verdadera diferencia. Un estudio reciente realizado por AXA Climate reveló que la mayoría de los empleados quieren hacer algo -como parte de las organizaciones para las que trabajan y como individuos- para combatir el cambio climático. Esto será un factor diferenciador en cuanto a dónde -y cómo- la gente quiere trabajar.

Como ha dicho Elie, tenemos que encontrar formas de ilustrar el vínculo entre las acciones que realizamos como individuos y el efecto que podemos lograr colectivamente. Los gestores de riesgos tienen un papel muy importante que desempeñar en este sentido, ya que deben comprometerse con la alta dirección y con los colegas "sobre el terreno" para integrar realmente la ASG como un valor de marca.

Las pandemias y las enfermedades infecciosas son uno de los mayores riesgos citados tanto por los expertos en riesgos como por el público en general -en el Reino Unido, Europa y el resto del mundo- en el Informe de Riesgos Futuros. Ahora que empezamos a salir de la pandemia de COVID-19, ¿qué lecciones importantes se han aprendido que pueden servir para prepararse y gestionar este riesgo en el futuro?

Elie
: La pandemia de COVID-19 ha sido una tragedia humana mundial y ha provocado enormes cambios en la vida de las personas, las comunidades en las que viven y las empresas en las que trabajan. Nos ha demostrado que estos grandes eventos de riesgo global pueden ocurrir -y ocurren-. Las personas y las empresas han demostrado una gran capacidad de adaptación y resistencia para hacer frente a los efectos de la pandemia. Muchas empresas modificaron sus modelos de negocio para fabricar productos diferentes o acomodar al personal que trabajaba a distancia.

La pandemia de COVID-19 puso de manifiesto que podemos unirnos para superar los problemas y que muchas empresas han aprendido que pueden expandirse y adaptarse - rápidamente - cuando lo necesitan.

Tim: Pero, aunque muchas empresas pudieron adaptar con éxito sus modelos de negocio y sus formas de trabajo durante la pandemia, en algunos sectores industriales esto simplemente no era una opción. Para estas empresas, la pandemia puso de manifiesto la importancia de contar con planes de continuidad empresarial a largo plazo bien ensayados y continuamente actualizados. Mientras estas empresas tratan de recuperarse de los efectos de la pandemia en su negocio y en sus balances, será necesario contar con expertos en riesgos que ayuden a comprender las lecciones de COVID-19 y a reforzar esos planes. 

Elie: También es importante que todos los empleadores -nosotros en AXA XL incluidos- presten atención a las lecciones que la pandemia nos ha enseñado sobre la importancia de permitir a los colegas trabajar de forma flexible y ágil.  

Usted ha hablado de la necesidad de que las estrategias de gestión de riesgos sean a más largo plazo, más estratégicas y menos centradas en la mera compra de seguros. ¿Está cambiando el papel del gerente de riesgos y, si es así, cómo?

Elie
: Una gran parte del papel del gestor de riesgos solía ser transaccional: comprar seguros. Esta sigue siendo, por supuesto, una parte importante de la función, pero parece que se está prestando más atención a la protección del futuro a largo plazo. Estos clientes no sólo quieren hablar con nosotros sobre los términos y condiciones del seguro, sino que quieren tener conversaciones más amplias y expertas sobre temas como el cambio climático, la cibernética y la pandemia.

Tim: Es necesario que haya una estrategia alineada a largo plazo entre la compra de seguros y las prioridades de riesgo de empresas, gobiernos y particulares. Hoy en día, los principales problemas que preocupan a los gerentes de riesgos -como el cambio climático y la cibernética- son en gran medida intangibles. Abordar estos riesgos de forma estratégica requiere que los gerentes de riesgos tengan un conjunto de habilidades más amplio; tienen que ser capaces de comunicar eficazmente y poner en marcha planes de mitigación de riesgos a largo plazo. Deben ser capaces de utilizar los datos de forma eficaz para demostrar a sus directivos -que a menudo tienen un enfoque financiero trimestral o anual- el valor de las estrategias de gestión de riesgos a largo plazo. Los gestores de riesgos tienen que poder acceder a la experiencia en modelización, por ejemplo, y tener la capacidad de demostrar cómo las inversiones en gestión de riesgos pueden mejorar los perfiles de riesgo. 

Elie: Las aseguradoras también tienen que comunicar que no estamos aquí sólo para ofrecer capacidad; necesitamos que los profesionales del riesgo comprendan todo el valor de la experiencia, los conocimientos y los datos que podemos proporcionar para ayudar a comprender, gestionar y, en última instancia, transferir mejor el riesgo. Utilizando estos conocimientos y experiencia, podemos ayudar a los gerentes de riesgos en su planificación estratégica si trabajamos en asociación con ellos, a largo plazo, en lugar de actuar simplemente como proveedores de capacidad que ofrecen cobertura sobre una base anual sujeta a negociación en torno al precio.

Suscribirse

Más Artículos