Recursos & Herramientas
Jon Gale

Por

Chief Underwriting Officer, Reinsurance, AXA XL

Hace casi cincuenta años, la NASA publicó la fotografía que ahora se conoce como la "Canica Azul". Tomada por la tripulación del Apolo 17 durante su viaje a la Luna, fue la primera imagen fotográfica que mostraba la totalidad del planeta Tierra desde el espacio. El impacto fue significativo. Como dijo un observador, "la canica azul fue una imagen icónica porque representaba perfectamente la condición humana de vivir en una isla en el universo, con toda la fragilidad de la que es presa un ecosistema insular".

Aguas inexploradas

En las décadas transcurridas desde que se tomó la fotografía de la canica azul, nuestra comprensión de los sistemas naturales de la Tierra ha progresado exponencialmente. Sabemos mucho más sobre los océanos, la atmósfera y la criósfera, es decir, las partes de la superficie terrestre en las que el agua se encuentra en estado sólido y que son parte integrante del sistema climático mundial. También hay mucho que aún no sabemos. La Tierra, vista desde el espacio, no sólo es hermosa y frágil, sino extremadamente compleja.

Sin embargo, algo que sí sabemos es que el clima está cambiando. Entre los muchos datos que se podrían citar, destacaría que, en marzo de 2021, el Observatorio de Mauna Loa, en Hawái, registró unos niveles medios de CO2 atmosférico de 417,64ppm, un nivel que no se veía desde hace milenios. Además, analizando muestras de núcleos de hielo de Groenlandia y la Antártida, también sabemos que:

  • Debido al uso de combustibles fósiles y a la deforestación, los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera son ahora un 40% más altos que antes de la revolución industrial.
  • La magnitud y el ritmo del reciente aumento no tienen casi ningún precedente en los últimos 800.000 años. (Fuente: British Antarctic Survey)

La humanidad se encuentra realmente en aguas desconocidas.

Los efectos son reales pero difíciles de precisar

En el ámbito comercial, las reaseguradoras fueron de las primeras en reconocer los efectos del cambio climático. No es de extrañar, ya que en las últimas décadas las pérdidas derivadas de las catástrofes naturales relacionadas con el clima han representado una proporción cada vez mayor de nuestros costes. Por ejemplo, de 1950 a 1990, las pérdidas anuales aseguradas por catástrofes relacionadas con el clima, es decir, excluyendo los terremotos/tsunamis, rara vez superaban los 5.000 millones de dólares. Sin embargo, desde 1990, estas pérdidas relacionadas con el clima han aumentado drásticamente. De hecho, en los últimos diez años, solo ha habido un año, 2015, en el que las pérdidas aseguradas por fenómenos meteorológicos fueron inferiores a 50.000 millones de dólares. En 2017, año en el que se batió el récord, estas pérdidas ascendieron a la friolera de 134.000 millones de dólares. (Fuente: Aon Benfield)

Sin embargo, aunque la tendencia es clara, el cambio climático es solo una parte de la historia. Hasta ahora, el crecimiento económico y demográfico, junto al urbanismo, han sido los principales impulsores de este aumento de los costes. Además, aunque ya podemos observar los efectos de un clima cambiante en términos de, por ejemplo, temperaturas medias más cálidas, aumento del nivel del mar y sequías y precipitaciones más severas, la relación entre estos factores y un evento meteorológico concreto sigue siendo tenue. Sin embargo, nadie espera que las pérdidas relacionadas con el clima vuelvan a los niveles anteriores a 1990.

Conseguir que familias y sociedades se recuperen rápidamente y mejor es una función y una oportunidad determinante para el reaseguro.

Proteger lo que importa

Conseguir que familias y sociedades se recuperen rápidamente y en mejor es una función y una oportunidad determinantes para el reaseguro. Por ello, los principales reaseguradores, entre los que se encuentra AXA XL, siguen centrados en desarrollar una mayor comprensión de este complejo y polifacético problema, al tiempo que crean soluciones sólidas e innovadoras para ayudar a los clientes a ser más resilientes al clima. En AXA XL, nuestro compromiso de abordar el cambio climático incluye la participación en diversas iniciativas centradas en la evaluación del riesgo climático y la gestión de los retos y oportunidades asociados. Algunas de nuestras actividades más destacadas relacionadas con el riesgo climático se recogen en una nueva página web, Protecting What Matters.

La página web, que se actualizará periódicamente a medida que se desarrolle nuevo material, tiene tres secciones:

  1. Riesgo climático: artículos sobre la ecuación del riesgo climático, los riesgos asociados al cambio climático y lo que estamos haciendo para comprender mejor la exposición de los clientes.
  2. Resiliencia del mercado: artículos sobre cómo nuestra empresa y el sector, a través de la innovación y la colaboración, están explorando nuevos enfoques para la modelización del riesgo y desarrollando soluciones personalizadas para hacer frente al impacto del cambio climático.
  3. Colaboración y protección: centrados en los problemas climáticos presentes y futuros, artículos sobre cómo nosotros y nuestra industria estamos ayudando a los clientes a construir mejor con antelación y a reconstruir mejor después de un desastre natural.

Estos artículos ponen de manifiesto el abanico de iniciativas relacionadas con el riesgo del cambio climático en las que participa AXA XL y la amplitud y calado de los expertos - internos y externos - que se ocupan de los diferentes aspectos de esta cuestión existencial.

Los expertos internos, muchos de los cuales tienen títulos superiores de las principales universidades, incluyen actuarios, científicos de la tierra, estadísticos, economistas agrícolas y modeladores de riesgos catastróficos.

Entre los expertos externos cuyas investigaciones se describen en los diversos artículos de la página web se encuentran la Cátedra de Investigación AXA en Resiliencia Costera de la Universidad de California Santa Cruz, un Adjunto postdoctoral y profesor asociado del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Quebec en Montreal (UQAM), y el Centro de Estudios de Riesgos de la Escuela de Negocios de la Universidad de Cambridge.

Este recurso “on line” es sólo un ejemplo de cómo estamos haciendo realidad el propósito de AXA de "trabajar por el progreso de la sociedad, protegiendo lo que importa". Animo a los lectores a visitar el sitio y a compartir los contenidos pertinentes con sus colegas.

Puedes contactar al autor completando este formulario

Tu nombre
Tu apellido
Selecciona tu país
Invalid email
Invalid Captcha
 
Suscribirse

Más Artículos