Recursos & Herramientas

Sobrecalentamiento de los paneles eléctricos. Tensiones en los equipos que pasan desapercibidas. ¿Qué exposiciones a costosas pérdidas en tus operaciones se podrían detectar con una inspección de infrarrojos?

En el sector de la producción, mantener el perfecto funcionamiento de las operaciones es de vital importancia. Para aseguradoras y suscriptores, conocer los problemas emergentes antes de que se conviertan en pérdidas es igualmente esencial. Gracias a la tecnología de infrarrojos o la generación de imágenes térmicas, tanto los fabricantes como las aseguradoras pueden trabajar juntos para eliminar costosos problemas antes de que se produzcan.

La tecnología de infrarrojos no es nueva. De hecho, la primera mención a las longitudes de onda infrarrojas se remonta a 1800, cuando Sir William Herschel, Astrónomo Real del Rey Jorge III de Inglaterra, descubrió los elementos que ayudarían a los futuros científicos a desarrollar la capacidad para generar imágenes infrarrojas.

Actualmente, la tecnología de infrarrojos se utiliza en la atención sanitaria para diagnosticar a los pacientes, en las operaciones policiales para ayudar a las autoridades a localizar a los sospechosos por la noche, en las estaciones meteorológicas para predecir y realizar seguimientos de las tormentas, y en los sistemas de seguridad para proporcionar imágenes detalladas.

Son igualmente habituales los usos comerciales de la tecnología de infrarrojos. Muchas industrias utilizan imágenes térmicas como parte de su proceso de inspección. La inspección de casas, techos, ventanas, obras en construcción e instalaciones de producción a menudo implican el uso de escáneres y cámaras de con imágenes térmicas.

En la industria manufacturera encontramos uno de los usos más habituales de la tecnología de infrarrojos. Los fabricantes pueden usar infrarrojos para revisar sus equipos y para realizar un mantenimiento predictivo. Una imagen térmica de un equipo o panel eléctrico, por ejemplo, puede alertar a los inspectores sobre puntos calientes potencialmente peligrosos, fugas o debilidades en los materiales.

Cómo funciona

En 2019, el mercado global de cámaras infrarrojas superó los 6000 millones de USD y se espera que crezca un 7 % anual hasta 2026. Impulsada fundamentalmente por el interés en los fenómenos meteorológicos y las mejoras en las técnicas de vigilancia, la tecnología de infrarrojos ayuda a detectar problemas como daños por agua, pérdidas de calor y fuentes de filtraciones en las cubiertas.

Con todo, la tecnología de infrarrojos se ha convertido en una herramienta esencial por sí misma para mejorar los datos de exposición a pérdidas, realizar inspecciones más seguras y ayudar a descubrir posibles problemas antes de que se produzca un siniestro.

Funciona en gran medida como un termómetro: la tecnología de infrarrojos utiliza luz infrarroja para detectar fuentes de calor. Esta luz, enfocada en un objeto, puede captar longitudes de onda de energía que desprenden calor. Las señales de calor de una fuente de calor, como un panel eléctrico, se capturan en imágenes que proporcionan a los usuarios una instantánea de dónde es más intenso el calor.

Una fuente que muestra un punto caliente (un punto que desprende más calor del que suele emitir) puede indicar a los usuarios de los infrarrojos si el equipo se está sobrecalentando, si los paneles eléctricos se están sobrecargando o si hay componentes que se calientan hasta niveles peligrosos. Estos datos pueden proporcionar a los fabricantes información al instante sobre qué áreas de sus operaciones requieren atención, ayudarles a mejorar los procedimientos generales de mantenimiento y reducir la incidencia de averías.

Los datos también pueden mostrar a los suscriptores y a las aseguradoras la eficacia del programa de mantenimiento de una operación, al tiempo que proporcionan datos suficientes para que las aseguradoras puedan trabajar con los clientes del sector de producción con el objetivo de implementar procedimientos de gestión de riesgos y mantenimiento más sólidos, antes de que se produzca una costosa pérdida.

Por este motivo, las aseguradoras y los suscriptores están utilizando la tecnología de infrarrojos en el momento de la renovación del seguro para comprender mejor las exposiciones a pérdidas de un cliente y para tomar decisiones sobre coberturas y primas. Además, gracias a la tecnología de infrarrojos, las aseguradoras pueden ayudar a los clientes a determinar sus riesgos y a evitar posibles pérdidas.

Gracias a la tecnología de infrarrojos, las aseguradoras pueden ayudar a los clientes a determinar sus riesgos y a evitar posibles pérdidas.

Prevención mediante infrarrojos

En uno de estos casos, un cliente de AXA XL dedicado a la producción de asfalto estaba a punto de renovar su póliza. Conforme a la práctica habitual, enviamos a nuestro consultor de control de riesgos para examinar las once ubicaciones del cliente con el fin de recopilar datos e imágenes de sus instalaciones y comprender mejor sus procedimientos de mantenimiento.

Como parte de nuestro proceso, ofrecimos al cliente inspecciones por infrarrojos de sus instalaciones. Las inspecciones por infrarrojos ayudarían a la empresa y a nuestro equipo a localizar posibles problemas en los componentes eléctricos y en otros equipos que podrían provocar un fallo en el equipamiento o crear las condiciones propicias para un incendio.

Nuestro principal socio, Infrared Testing, Inc. (ITI), trabajó con nosotros para llevar a cabo las pruebas. Después de tan solo un día de inspección, ITI descubrió tres áreas problemáticas en dos de las cuatro ubicaciones que se habían inspeccionado.

Cada uno de los problemas se identificó y clasificó por orden de importancia:

1. «Crítico»: acción correctiva necesaria de inmediato.
2. «Grave»: acción correctiva necesaria lo antes posible.
3. «Aviso»: acción correctiva necesaria en la próxima parada programada.

En solo unas horas, ITI ya había identificado estos problemas y había notificado a nuestro equipo las cuestiones calificadas como críticas. Un disyuntor se sobrecalentaba hasta niveles peligrosos: 150 grados por encima de la temperatura típica del disyuntor. Otro disyuntor de esa misma instalación se sobrecalentaba a una temperatura inferior (16 grados por encima de la temperatura normal), por lo que debía realizarse una reparación en la próxima parada de mantenimiento programada del cliente.

En una segunda ubicación, la inspección por infrarrojos había descubierto un aumento de temperatura de 21 grados en otro disyuntor que necesitaba atención lo antes posible.

Dado que la inspección por infrarrojos había descubierto un problema eléctrico, pudimos informar al cliente de la necesidad de que un electricista realizara reparaciones inmediatas para evitar un incendio potencialmente muy costoso. Las reparaciones se completaron y el cliente adquirió su propio escáner de infrarrojos, lo que le permitió añadir futuros intervalos de inspección por infrarrojos a sus operaciones. El ahorro potencial que suponen evitar la pérdida de ingresos por tiempos de inactividad no programados, la atención pública no deseada y un siniestro potencialmente dramático superan con creces la inversión.

Las pérdidas podrían haber sido catastróficas. La ubicación de la planta con el problema crítico tiene un valor asegurado total de 2 millones de USD. La ubicación con el problema grave está valorada en 3 millones de USD. Un incendio eléctrico en cualquiera de estas dos plantas o en ambas podría haber sido devastador en términos de pérdidas en las instalaciones y operaciones de la empresa.

Costes de inversión = Grandes ahorros

El potencial del ahorro va más allá de la prevención de pérdidas. El uso de inspecciones por infrarrojos no solo ayuda a localizar posibles problemas, sino que también confirma que no existan riesgos inherentes que puedan provocar averías o incendios. Las aseguradoras evalúan el nivel de riesgo a la hora de determinar la prima adecuada para cada póliza. Una operación en la que se pueda demostrar un buen mantenimiento y un estado óptimo de los equipos permite reducir el coste del seguro.

Y lo que es más importante: al implementar la tecnología de inspección por infrarrojos en las instalaciones de nuestros clientes, AXA XL puede ofrecerles una imagen más completa de su exposición a pérdidas. Eso puede ayudar a prevenir o reducir las pérdidas, mejorar la preparación operativa y mantener las instalaciones en buen funcionamiento durante años.

A continuación se muestran tres escaneados termográficos de una inspección por infrarrojos en la que se identificaron puntos calientes:

thermal imaging example

Potencia de resistencia, el disyuntor principal de 400 A muestra un punto caliente de 266 grados debido a una conexión suelta u oxidada. Prioridad crítica que requiere acciones correctivas inmediatas.

thermal imaging example

Desconexión principal que muestra un punto caliente de 118 grados debido a conexiones sueltas u oxidadas de las pinzas de fusibles. Prioridad grave que requiere medidas correctivas lo antes posible.

thermal imaging example

Armario de control principal que muestra un punto caliente de 101 grados debido a una conexión suelta u oxidada. Prioridad de aviso que requiere una acción correctiva durante la próxima parada programada.

  • Sobre el Autor
  • Marine Manager
Tu nombre
Tu apellido
Selecciona tu país
Invalid email
Invalid Captcha
 
Suscribirse

Más Artículos