Reinsurance
Product Family
Claims
Services
Services
Services
Risk Consulting
Resources & Tools
Resources and Tools
About AXA XL
About AXA XL
About AXA XL
Get In Touch

Recientemente, un hombre de negocios, el Director General de uno de los conglomerados más grandes de Tanzania, fue secuestrado por hombres armados enmascarados cuando estaba a punto de ingresar al gimnasio de un hotel a las 5:35 a.m. en Dar al Salam, Tanzania. Fue encontrado vivo nueve días después, en un sembradío, con las manos y pies lacerados por estar atado. Aunque la familia ofreció una recompensa de $ 440,000 dólares norteamericanos para obtener información que ayudara a la policía a encontrarlo, no está claro si se pagó o no un rescate. El ministro de Asuntos Internos de Tanzania, Kangi Lugola, anunció el regreso seguro del empresario y simultáneamente informó que el conductor del multimillonario y el gerente de seguridad del hotel habían sido arrestados por estar relacionados con su secuestro. Según lo informó el funcionario, este es  uno de los 21 secuestros reportados en Tanzania entre enero y octubre de 2018.
 
Estos acontecimientos no solo ocurren en Tanzania. Los secuestros, y los esquemas relacionados tales como los secuestros virtuales, siguen aumentando en todas partes del mundo. De acuerdo con el Global Risk Consultancy S-RM, América Latina sigue siendo  “un foco crítico” global para los secuestros presentando México el mayor número de casos. México reporta entre 1 000 y 1 700 secuestros al año, en gran medida debido a la necesidad de los carteles de la droga de conseguir dinero para financiar sus operaciones. Asimismo, en Venezuela, el secuestro es endémico y se espera que empeore debido al continuo deterioro de la economía y la seguridad.
 
Volatilidad conducida
Es probable que estos y otros problemas críticos continúen desarrollándose con el tiempo como resultado de los cambios en las condiciones políticas y socioeconómicas que afectan los patrones del secuestro. Por ejemplo, los secuestros por parte de grupos militantes y bandas criminales, impulsados por los altos niveles de pobreza y tasas de desempleo, siguen continúan representando un gran problema a lo largo de la África Subsahariana, particularmente en Nigeria. En la región de Asia y el Pacífico, el secuestro y la extorsión por parte de grupos militantes, bandas criminales y personal corrupto de las fuerzas del orden público siguen siendo una amenaza y se ha registrado un aumento en el número de estafas virtuales de secuestro en Hong Kong y Singapur.
 
Sencillamente, un mundo más volátil genera más oportunidades para estos incidentes. Los trabajadores de las ONG operan en lugares cada vez más inseguros y están altamente expuestos a ser secuestrados o sufrir ataques. Todos los días, trabajadores humanitarios, activistas de derechos humanos, defensores del medio ambiente, profesionales médicos, maestros, periodistas independientes y otros, arriesgan sus vidas para brindar asistencia humanitaria a las comunidades que dependen de la ayuda para su supervivencia. Las actividades de secuestro en Siria y Somalia ponen de relieve cómo la mancuerna entre la amenaza económica y la delincuencia oportunista alimentan los peligros para los trabajadores humanitarios. (Véase el artículo de Denise – Hacer el bien es cada vez más peligroso” sobre por qué las ONG han aumentado su protección contra amenazas).
 
Mientras que las organizaciones y los individuos de alto perfil y elevado patrimonio son los objetivos favoritos de los secuestradores para pedir altas demandas de rescate, otros delincuentes utilizan el «secuestro exprés» y se aprovechan de personas desafortunadas para obtener un pago rápido por su liberación.
 
Objetivos fáciles
Sea cual sea el esquema de su elección, los secuestradores buscan objetivos fáciles. Para evitar convertirse en una estadística, he aquí algunos consejos para los viajeros:
  • Manténgase informado. El conocimiento situacional es una necesidad al viajar. Sea consciente de sus alrededores y esté atento de cualquier cosa que parezca fuera de lo común.
  • Mantenga un perfil bajo. Nunca es aconsejable llamar la atención. Camine y hable con un propósito y con confianza, como si conociera a dónde se dirige. Evite las demostraciones públicas de riqueza, como joyas llamativas o ropa y accesorios caros. Hablar por un teléfono celular en público en voz alta podría revelar información que despierte el interés de un secuestrador.
  • No haga publicidad. Los secuestradores buscan objetivos con altos recursos como organizaciones ansiosas por sacar a sus empleados de una situación de peligro lo más rápido posible. El uso de tarjetas de presentación para la identificación del equipaje, por ejemplo, da a conocer que el viajero está afiliado a una empresa, con acceso a fondos o una póliza de seguro de secuestro y rescate, que estaría dispuesta a pagar rápidamente.
  • No se quede atascado en una rutina. A los secuestradores les encantan las rutinas. Les da la oportunidad de determinar el mejor momento y lugar para realizar el secuestro. Trate de variar sus rutinas de viaje: cambie de rutas, métodos de transporte y tiempos de viaje.
  • Sepa con quién se va a reunir. Los extranjeros representan un peligro. Por ejemplo, nunca se suba a un automóvil con un desconocido. A menudo, los ejecutivos tienen conductores esperándolos en los aeropuertos para llevarlos a sus destinos. Es una buena práctica saber de antemano cómo luce su conductor contratado.
 
Uno de los mayores beneficios de obtener una cobertura de KRE es la preparación anticipada que ofrece.
Recientemente, un hombre de negocios, el Director General de uno de los conglomerados más grandes de Tanzania, fue secuestrado por hombres armados enmascarados cuando estaba a punto de ingresar al gimnasio de un hotel a las 5:35 a.m. en Dar al Salam, Tanzania. Fue encontrado vivo nueve días después, en un sembradío, con las manos y pies lacerados por estar atado. Aunque la familia ofreció una recompensa de $ 440,000 dólares norteamericanos para obtener información que ayudara a la policía a encontrarlo, no está claro si se pagó o no un rescate. El ministro de Asuntos Internos de Tanzania, Kangi Lugola, anunció el regreso seguro del empresario y simultáneamente informó que el conductor del multimillonario y el gerente de seguridad del hotel habían sido arrestados por estar relacionados con su secuestro. Según lo informó el funcionario, este es  uno de los 21 secuestros reportados en Tanzania entre enero y octubre de 2018.
 
Estos acontecimientos no solo ocurren en Tanzania. Los secuestros, y los esquemas relacionados tales como los secuestros virtuales, siguen aumentando en todas partes del mundo. De acuerdo con el Global Risk Consultancy S-RM, América Latina sigue siendo  “un foco crítico” global para los secuestros presentando México el mayor número de casos. México reporta entre 1 000 y 1 700 secuestros al año, en gran medida debido a la necesidad de los carteles de la droga de conseguir dinero para financiar sus operaciones. Asimismo, en Venezuela, el secuestro es endémico y se espera que empeore debido al continuo deterioro de la economía y la seguridad.
 
Volatilidad conducida
Es probable que estos y otros problemas críticos continúen desarrollándose con el tiempo como resultado de los cambios en las condiciones políticas y socioeconómicas que afectan los patrones del secuestro. Por ejemplo, los secuestros por parte de grupos militantes y bandas criminales, impulsados por los altos niveles de pobreza y tasas de desempleo, siguen continúan representando un gran problema a lo largo de la África Subsahariana, particularmente en Nigeria. En la región de Asia y el Pacífico, el secuestro y la extorsión por parte de grupos militantes, bandas criminales y personal corrupto de las fuerzas del orden público siguen siendo una amenaza y se ha registrado un aumento en el número de estafas virtuales de secuestro en Hong Kong y Singapur.
 
Sencillamente, un mundo más volátil genera más oportunidades para estos incidentes. Los trabajadores de las ONG operan en lugares cada vez más inseguros y están altamente expuestos a ser secuestrados o sufrir ataques. Todos los días, trabajadores humanitarios, activistas de derechos humanos, defensores del medio ambiente, profesionales médicos, maestros, periodistas independientes y otros, arriesgan sus vidas para brindar asistencia humanitaria a las comunidades que dependen de la ayuda para su supervivencia. Las actividades de secuestro en Siria y Somalia ponen de relieve cómo la mancuerna entre la amenaza económica y la delincuencia oportunista alimentan los peligros para los trabajadores humanitarios. (Véase el artículo de Denise – Hacer el bien es cada vez más peligroso” sobre por qué las ONG han aumentado su protección contra amenazas).
 
Mientras que las organizaciones y los individuos de alto perfil y elevado patrimonio son los objetivos favoritos de los secuestradores para pedir altas demandas de rescate, otros delincuentes utilizan el «secuestro exprés» y se aprovechan de personas desafortunadas para obtener un pago rápido por su liberación.
 
Objetivos fáciles
Sea cual sea el esquema de su elección, los secuestradores buscan objetivos fáciles. Para evitar convertirse en una estadística, he aquí algunos consejos para los viajeros:
  • Manténgase informado. El conocimiento situacional es una necesidad al viajar. Sea consciente de sus alrededores y esté atento de cualquier cosa que parezca fuera de lo común.
  • Mantenga un perfil bajo. Nunca es aconsejable llamar la atención. Camine y hable con un propósito y con confianza, como si conociera a dónde se dirige. Evite las demostraciones públicas de riqueza, como joyas llamativas o ropa y accesorios caros. Hablar por un teléfono celular en público en voz alta podría revelar información que despierte el interés de un secuestrador.
  • No haga publicidad. Los secuestradores buscan objetivos con altos recursos como organizaciones ansiosas por sacar a sus empleados de una situación de peligro lo más rápido posible. El uso de tarjetas de presentación para la identificación del equipaje, por ejemplo, da a conocer que el viajero está afiliado a una empresa, con acceso a fondos o una póliza de seguro de secuestro y rescate, que estaría dispuesta a pagar rápidamente.
  • No se quede atascado en una rutina. A los secuestradores les encantan las rutinas. Les da la oportunidad de determinar el mejor momento y lugar para realizar el secuestro. Trate de variar sus rutinas de viaje: cambie de rutas, métodos de transporte y tiempos de viaje.
  • Sepa con quién se va a reunir. Los extranjeros representan un peligro. Por ejemplo, nunca se suba a un automóvil con un desconocido. A menudo, los ejecutivos tienen conductores esperándolos en los aeropuertos para llevarlos a sus destinos. Es una buena práctica saber de antemano cómo luce su conductor contratado.
 
  • About The Author
Invalid First Name
Invalid Last Name
Invalid email
Invalid Captcha
 
More Articles