Recursos & Herramientas

Por

Chief Underwriting Officer para Property, Construction and Energy, APAC & Europe, en AXA XL

El mercado europeo de seguros patrimoniales se prepara para la temporada de renovación. Laurent Richème, Chief Underwriting Officer para Property, Construction and Energy, APAC & Europe, en AXA XL, analiza las tendencias actuales del mercado y cómo está cambiando el papel del suscriptor. 

A medida que nos acercamos a la temporada de renovación de seguros de daños en Europa, hay varias tendencias claras. Tras una serie de siniestros por catástrofes naturales a lo largo del año, los compradores de seguros patrimoniales pueden esperar que el mercado siga siendo difícil por el momento.

Las catástrofes naturales ocurridas en 2021 -inundaciones en Europa, ciclones y heladas en Estados Unidos, incendios forestales, etc. - se suman a la larga lista de recientes eventos climáticos graves que hicieron que 2017, 2018 y 2020 estuvieran entre los cinco años más costosos de las últimas dos décadas para las entidades públicas y privadas de seguros / reaseguros de bienes.

Estos acontecimientos, unidos a las tensiones en las cadenas de suministro, la inestabilidad social en varias partes del mundo y los bajos tipos de interés en los mercados financieros, hacen que el umbral de rentabilidad para las aseguradoras de bienes sea más alto que al final del último ciclo duro del mercado en 2004. Y esto tendrá un impacto en la prima que los clientes pueden esperar pagar, y en los términos y condiciones de sus coberturas de bienes, especialmente para los más sensibles, como los riesgos naturales y la interrupción contingente del negocio.

En este contexto, y aunque no es necesariamente una tendencia nueva, la cantidad y la calidad de los datos que los clientes pueden compartir sobre su exposición es fundamental, ya que permite a los suscriptores desarrollar soluciones que se ajustan más a sus riesgos subyacentes, con precios y términos y condiciones que los reflejan.

Palabras y números

Los expertos del sector de los seguros se preguntan a menudo si la suscripción es un arte o una ciencia. Ciertamente, a medida que aumenta la cantidad y calidad de los datos de los que disponemos, la capacidad de comprenderlos se ha convertido en una habilidad de suscripción cada vez más importante.

Pero la suscripción no es sólo un juego de números. También es un juego de palabras. Los suscriptores deben ser capaces de analizar los textos, para encontrar formas de garantizar que lo que se cubre en las pólizas refleje con exactitud la intención de todas las partes. El día de un siniestro, lo esencial para un cliente -y, por supuesto, para su aseguradora- es la redacción de la póliza y lo que está, o no, cubierto. La crisis de COVID-19 ha recordado esto a todas las partes.

El futuro

El aumento del uso de datos está cambiando las habilidades necesarias para los suscriptores y la forma en que trabajamos. Pero esto no es nada comparado con los avances que se vislumbran en el horizonte.

El creciente uso de la tecnología -como las imágenes por satélite y el Internet de las cosas- cambiará aún más el papel del suscriptor. Esta tecnología liberará a los suscriptores de las tareas de bajo valor añadido y los liberará para realizar funciones de mayor valor añadido. Los suscriptores tendrán que ser hábiles no sólo en el análisis de los datos obtenidos de este progreso tecnológico, sino también en la capacidad de comunicar claramente las soluciones que proponen a los clientes y los criterios subyacentes que influyen en ellas.

En el futuro, la selección de riesgos será aún más granular, ya que la tecnología nos permite reunir datos de localización cada vez más precisos. Esto es una buena noticia para los clientes, ya que significará que su prima está aún más estrechamente correlacionada con su propia experiencia de pérdida y perfil de riesgo. Los suscriptores tendrán que basarse menos en los promedios de siniestros históricos para calcular las primas y suscribir la cobertura y, en cambio, podrán obtener información aún más precisa sobre los perfiles de riesgo de los clientes.

A su vez, esto permitirá a los suscriptores ayudar a sus clientes gestores de riesgos a comunicar con mayor precisión su coste de riesgo; esto debería ayudar a los gestores de riesgos en las conversaciones con la C-Suite y los equipos financieros sobre la inversión en gestión de riesgos y el coste de la transferencia de riesgos.

He sido suscriptor de seguros inmobiliarios durante más años de los que me gustaría revelar. He visto al mercado pasar por varios ciclos y he experimentado de primera mano los avances tecnológicos que nos van a llevar a desarrollar aún más nuestras habilidades de suscripción. Estamos en la cúspide de un gran cambio. El papel del suscriptor está evolucionando, para bien. Es probable que veamos un cambio de la suscripción estática a la dinámica. Y estoy entusiasmado con el progreso que nos espera al entrar en una nueva fase del sector de los seguros.

Puedes contactar al autor completando este formulario

Tu nombre
Tu apellido
Selecciona tu país
Invalid email
Invalid Captcha
 
Suscribirse

Más Artículos