Recursos & Herramientas

Por

Frédéric Bécard, Global Product Leader Cargo APAC & Europe, y Peter Wullimann, Country Manager de la región nórdica

En la última de una serie de entrevistas conjuntas, Frédéric Bécard, Global Product Leader Cargo APAC & Europe, y Peter Wullimann, Country Manager de la región nórdica, hablan de las tendencias actuales del mercado de la carga marítima, de por qué es tan importante la presencia y el servicio local en la región nórdica, y del efecto de la pandemia de COVID-19.

¿Cuáles son las tendencias actuales de la carga marítima en la región nórdica?

Frédéric Bécard: Las tendencias del mercado de seguros de carga marítima en los países nórdicos reflejan en general las tendencias mundiales. Tras un prolongado periodo de condiciones de mercado blandas, el mercado de la carga marítima se ha endurecido. Esto ha sido causado en parte por una mayor acumulación de buques y carga en los puertos y por un aumento del valor tanto de las materias primas como de los productos acabados en riesgo, junto con una mayor exposición a las catástrofes naturales. 

Históricamente, el transporte marítimo de mercancías no ha sido una línea de negocio volátil, y se ha caracterizado por las pérdidas tradicionales. Pero esta dinámica está cambiando. La creciente acumulación de mercancías de mayor valor, junto con la mayor frecuencia de las catástrofes naturales, está contribuyendo a un endurecimiento tanto de las tarifas como de las condiciones. Parte de la capacidad se ha retirado del mercado, lo que ha provocado un aumento de los precios. Y las condiciones también se han endurecido para crear más claridad en torno a lo que está cubierto por la pérdida física.

¿Es probable que las nuevas tecnologías cambien la forma de gestionar y transferir los riesgos de la carga marítima?

Frédéric Bécard: Los avances tecnológicos están teniendo un gran efecto en la forma en que se gestionan y suscriben los riesgos de la carga marítima. El uso de sensores y del Internet de las cosas, por ejemplo, puede proporcionarnos mejores datos sobre la ubicación de las mercancías. Esto nos ayuda a supervisar mejor las acumulaciones y también beneficia a nuestros clientes al darles un mayor conocimiento sobre sus riesgos y cómo gestionarlos. También hay una tecnología de sensores incipiente con la que estamos empezando a experimentar y que puede colocarse en las bodegas de los barcos y proporcionar datos sobre las condiciones en las que se almacenan las mercancías: los niveles de humedad, por ejemplo. Una vez que seamos capaces de reunir este tipo de datos, podremos reducir las pérdidas, creemos, porque tendremos la capacidad de intervenir antes de que los incidentes se conviertan en reclamaciones. Esto también nos permitirá valorar mejor el riesgo. Es un beneficio para el cliente y el asegurador.  

¿Por qué es tan importante tener una presencia local para que las aseguradoras suscriban riesgos en la región nórdica?

Peter Wullimann: Tener una presencia local es fundamental, por varias razones. En primer lugar, la región nórdica no es homogénea: cada mercado tiene muchos matices que hemos dedicado mucho tiempo a conocer y comprender. Un ejemplo son las diferencias sustanciales en los tipos de exportación en los que se especializa cada país: cada uno es líder en diferentes productos básicos. Suecia y Finlandia tienen algunas similitudes y son grandes exportadores de productos básicos como el acero y el metal, la madera aserrada, la madera y el papel, y las máquinas y equipos para esa industria. Suecia es también un gran exportador de automóviles, tanto de coches como de camiones. Dinamarca, como gran nación naviera, es líder en el transporte de productos farmacéuticos y de ciencias de la vida. En cuanto a Noruega, la exportación está dominada por el offshore - predominantemente petróleo y gas - y el transporte marítimo, principalmente para apoyar a la industria offshore.

Otro caso a destacar en los últimos meses ha sido la diferente forma en que los países de la región respondieron a la pandemia del COVID-19. Por ejemplo, mientras que Suecia no llegó a decretar un cierre nacional, Dinamarca fue uno de los primeros países europeos en imponerlo, junto con Noruega y Finlandia, donde también se introdujeron restricciones a la circulación de personas. Estos diferentes enfoques, por supuesto, se tradujeron en diferentes retos de riesgo para nuestros clientes en toda la región.
Tener una presencia local nos ayuda a reconocer y comprender las especificaciones de cada mercado y, por tanto, a prestar un gran servicio a nuestros clientes nórdicos y a establecer relaciones sólidas con ellos. 

¿Qué efecto ha tenido la pandemia en los riesgos a los que se enfrentan los clientes de carga marítima en la región nórdica?

Frédéric Bécard: La pandemia ha sido, ante todo, una tragedia humana que ha afectado a empresas y personas de todo el mundo.

La pandemia y las restricciones a la circulación de personas y mercancías que muchos gobiernos establecieron para tratar de limitar la propagación del COVID-19 plantearon algunos problemas a los transportistas. Hubo algunos problemas en la cadena de suministro, así como efectos económicos en cadena. Sin embargo, en general, no hubo un aumento importante de las reclamaciones de carga marítima como resultado de la pandemia porque el seguro de carga marítima cubre principalmente las pérdidas físicas. Hicimos un análisis global de nuestras exposiciones para ver dónde podría haber cuellos de botella, pero hubo muy pocos casos en los que la interrupción de la actividad comercial dio lugar a pérdidas físicas. 

Sin duda, los clientes y las aseguradoras sacarán lecciones sobre la resistencia de la cadena de suministro de la experiencia de los últimos meses. 

Peter Wullimann: De hecho, la región ha sido capaz de mantener un alto nivel de producción durante la pandemia. Como ejemplo, el puerto de contenedores de Gotemburgo -el mayor puerto de la región nórdica y la puerta de entrada de los productos de consumo en todo el territorio- representa alrededor del 30% del comercio exterior total de Suecia. Mientras que muchos otros puertos han visto reducidos sus ingresos y el flujo de mercancías durante la pandemia de COVID-19, Gotemburgo logró un crecimiento del 0,5% durante 2020.

Por supuesto, acontecimientos recientes como la crisis mundial de escasez de contenedores y el aumento de los costes de los envíos de contenedores pueden tener efectos más pronunciados y duraderos en la exportación, incluida una escasez mundial de semiconductores que podría tener un impacto sustancial en la industria del automóvil especialmente. 

En términos más generales, aunque los efectos de la pandemia variaron según los sectores y los tipos de clientes, en general los clientes de la región nórdica han resistido bien los efectos de la pandemia. El sector de los seguros también demostró que era capaz de adaptarse a las nuevas formas de trabajo y estamos satisfechos de haber podido seguir prestando un servicio eficaz a nuestros clientes y corredores de la región mientras trabajábamos a distancia.

 

Puedes contactar al autor completando este formulario

Tu nombre
Tu apellido
Selecciona tu país
Invalid email
Invalid Captcha
 
Suscribirse

Más Artículos