Reinsurance
Product Family
Claims
Services
Services
Services
Risk Consulting
Resources & Tools
Resources and Tools
About AXA XL
About AXA XL
About AXA XL
Get In Touch

Cuando se produce alguna pérdida, la comunicación fluida y oportuna con los peritos de siniestros es crucial para garantizar una resolución óptima de la reclamación. A la hora de estructurar un programa internacional, los aseguradores se esfuerzan por garantizar la presencia de líneas de comunicación claras entre el cliente, el corredor, el especialista en siniestros y el perito en caso de que se produzca una pérdida. Los aseguradores con presencia internacional trabajan con peritos de siniestros que los entienden y conocen la actividad de sus clientes. Se garantiza así una gestión coherente de los siniestros, con independencia del lugar en el que estos se produzcan. Oliver Newick, Global Practice Leader de Siniestros de Energía, Daños Materiales y Construcción de XL Catlin, y Philippe Hagenbucher, Senior Claims Specialist de Daños Materiales de XL Catlin, conversan en Zúrich sobre la forma de optimizar este proceso en la práctica.


P: ¿Qué papel representa el perito en la resolución de siniestros en los programas internacionales de la UE?

Oliver Newick: Su papel es importantísimo. La complejidad estructural de un programa internacional —en el que, por ejemplo, puede haber una póliza suscrita en Múnich que, en virtud de la libre prestación de servicios dentro de la UE, se aplique en todos los territorios de la Unión, mientras que puede que haya otras 30 pólizas locales aplicables en otros países— hace imperativo disponer de un enfoque coherente cuando se trata de gestionar un siniestro. Cuando un asegurador que suscribe programas internacionales se asocia con un perito de siniestros, busca integrarse en una red de oficinas globales con una ética de servicio que encaje con la suya. Lo ideal es que el asegurador cuente con un contacto dentro de la organización del perito y otro en la del cliente, de manera que, en caso de que se produzca un siniestro, pueda coordinarse una respuesta adecuada. Así, se consigue que haya vías de comunicación y responsabilidades claras.


P: ¿De qué forma la colaboración entre los gerentes de riesgos y los peritos de siniestros puede garantizar la óptima resolución de las reclamaciones?

Oliver Newick: El mejor resultado en la gestión de un siniestro se consigue cuando se trabaja en equipo. Los aseguradores de programas internacionales y sus socios peritos deben conocer de verdad las actividades, la clientela y las cadenas de distribución de sus propios clientes antes de que se produzca una pérdida. Los peritos de siniestros deben ser conscientes de que, en ciertas circunstancias, el resultado de la gestión de un siniestro tiene consecuencias en la actividad o la estrategia operativa de la empresa del cliente. El gerente de riesgos, en cierto sentido, debe responder ante numerosos interlocutores internos, y tanto los aseguradores como los peritos de siniestros deben ser conscientes de ello para garantizar una comunicación regular y transparente entre las partes a lo largo de todo el proceso. Por ejemplo, si se produce un gran incendio en una fábrica en un sitio concreto, es posible que el gerente de riesgos tenga que discutir con la sede central la viabilidad de reconstruir las instalaciones en su ubicación original, o valorar si hay factores industriales o comerciales que hagan más conveniente la construcción de una nueva planta en un lugar distinto. Una comunicación transparente y oportuna entre todas las partes al respecto de la pérdida es de vital importancia a la hora de tomar este tipo de decisiones. Que el asegurador disponga de un sistema global de gestión de siniestros que dé acceso a una gran cantidad de información contribuye sin duda al éxito de su resolución.


P: ¿El enfoque está condicionado por el cliente y el tipo de siniestro?

Philippe Hagenbucher: No es un enfoque único. Cuando se trata de programas de gran envergadura, normalmente, los aseguradores designan a un perito de siniestros de antemano. En el caso de las pequeñas y medianas empresas, el enfoque puede ser ligeramente distinto y requerir un mayor grado de flexibilidad. Si se produce una pérdida en Francia y la póliza matriz se ha suscrito en Alemania, por ejemplo, será necesario que los profesionales de siniestros de ambos países dialoguen con el gerente de riesgos la forma más adecuada de responder al siniestro. Los peritos de siniestros locales conocerán mejor los factores legislativos y culturales del mercado en el que trabajan. Dependiendo del tipo de pérdida, también puede resultar necesario contar con un perito con experiencia en determinados campos concretos. Generalmente, los especialistas en siniestros de los aseguradores llevan a cabo un seguimiento junto a los peritos y están en contacto continuo con el gerente de riesgos a lo largo de todo el proceso de la reclamación. Un claro ejemplo en la práctica fue el caso de un cliente radicado en Suiza que sufrió una gran pérdida en sus oficinas regionales de Australia como consecuencia de una enorme tormenta. Se trató de un siniestro importante con numerosas dificultades y diferentes partes implicadas en varios husos horarios. La puesta en contacto del gerente de riesgos y del corredor de Suiza con un perito de siniestros y con expertos forenses de Australia permitió reanudar rápidamente la actividad del cliente y el siniestro se resolvió en un año.


P: ¿Qué importancia tiene la comunicación para el éxito de la gestión de un siniestro?

Oliver Newick: La comunicación es absolutamente crucial a lo largo de todo el proceso de gestión de cualquier siniestro. Los aseguradores trabajan con gerentes de riesgos y peritos de siniestros desde el primer momento con el fin de garantizar una comprensión clara de lo que pasará en caso de que se produzca un siniestro. La cadena de comunicación puede incluir a dos corredores y a dos especialistas en gestión de siniestros (uno local y otro principal, en ambos casos). En cuanto al cliente, además del gerente de riesgos, intervienen los equipos financieros, los directores de planta y de operaciones, los contratistas e, incluso, los directores generales. Es extremadamente importante que el perito de siniestros conozca la relación del asegurador con su cliente, y un factor clave de dicha relación es una buena comunicación. Por ejemplo, si una gran multinacional sufre una pérdida, puede que ese siniestro individual no supere las retenciones propias del cliente. En tal caso, el asegurador y el perito trabajan juntos para gestionar un siniestro en el que ni siquiera se ve comprometido el dinero del asegurador. Por lo tanto, la relación entre el cliente y el asegurador es sumamente importante, como también lo es garantizar que todos conozcan la estructura del programa y la actividad del cliente. Cuando en los programas internacionales participa una cautiva, la comunicación y la coordinación resultan especialmente importantes. Por ejemplo, el gerente de la cautiva ha de ser informado puntualmente sobre cuándo constituir reservas para pérdidas y sobre la gestión de las necesidades de efectivo. Si bien la respuesta concreta a cualquier siniestro puede variar, la comunicación debe ser siempre sólida y transparente, ya que contribuye a generar confianza y respeto entre todas las partes, no solo durante el proceso de gestión de un siniestro, sino también de cara al futuro.

  • About The Author
Invalid First Name
Invalid Last Name
Invalid email
Invalid Captcha
 
More Articles