Recursos & Herramientas

Por

Denis Bousquet, Global Chief Technical Officer for space insurance de AXA XL, y Julien Cantegreil, CEO de la start-up sobre concienciación de la situación espacial SpaceAble

Los lanzamientos de satélites a la órbita baja de la Tierra están, con perdón del juego de palabras, disparados. La drástica reducción de los costes asociados a los lanzamientos, combinada con el aumento del interés por explorar la órbita baja de la Tierra por diversas razones, significa que el mercado de los lanzamientos de satélites a la órbita baja de la Tierra sigue creciendo a buen ritmo. Aunque esto es emocionante para la innovación, aumenta los riesgos espaciales. Denis Bousquet, Global Chief Technical Officer for space insurance de AXA XL, y Julien Cantegreil, CEO de la start-up sobre concienciación de la situación espacial SpaceAble, hablan de cómo los datos pueden ayudarnos no sólo a comprender mejor estos riesgos, sino a mejorar la sostenibilidad del espacio. 

El año pasado, mientras en la Tierra nos enfrentábamos a los efectos de una pandemia mundial, no hubo pausa en la cantidad de satélites que se lanzaron al espacio. De hecho, el volumen de lanzamientos a la órbita baja de la Tierra fue el más alto desde 1990, con 95, y está previsto que crezca exponencialmente en los próximos años.

La órbita baja (LEO) es una órbita a una altitud de unos 1.000 kilómetros o menos desde la superficie de la Tierra. 

El coste del lanzamiento a la LEO se ha multiplicado por 20 en los últimos 20 años, lo que significa que cada vez hay más clientes que quieren poner satélites en órbita. Y la multitud de usos diferentes de los satélites LEO significa que hay muchos tipos de clientes en el mercado: empresas de telecomunicaciones, ejércitos nacionales, organizaciones de investigación científica, por nombrar algunos.

Por tanto, hay una gran diversidad de intereses, usos y experiencias. Todo ello contribuye a la diversidad del riesgo. 

Riesgos

El año pasado no sólo se produjo un gran volumen de lanzamientos a la órbita terrestre, sino que también se registró el mayor índice de fallos de los vehículos de lanzamiento en más de 20 años.

Como muchos de estos vehículos de lanzamiento eran de nuevo diseño y construcción, llevaban consigo un mayor riesgo de fracaso. Evidentemente, este es un riesgo que los suscriptores y los profesionales del riesgo tienen en cuenta.

Una vez lanzados, si los satélites sufren una avería o necesitan repostar, no es tan sencillo como llevar un coche al mecánico o a la gasolinera. En algún momento de su ciclo de vida, los satélites se rompen y, sencillamente, a menos que el problema esté basado en el software y pueda ser gestionado desde tierra, no hay forma real de arreglarlos. 

Esto significa que hay desechos flotando en la LEO, y cuanto mayor sea el número de satélites, mayor será la cantidad de desechos. Esto aumenta los riesgos de colisión y de daños en los satélites que aún funcionan. 

Los satélites que se lanzan a la LEO suelen ser más pequeños que los que se lanzan a órbitas más altas. Su pequeño tamaño puede hacerlos susceptibles a la meteorología espacial - que es cíclica - y estar sujetos al riesgo de estrés causado por la radiación solar, entre otras cosas. 

Si podemos obtener datos históricos de pérdidas precisos y fiables sobre las causas de los fallos de los satélites, podremos suscribir y predecir mejor los riesgos de los nuevos lanzamientos. 

Por este motivo, AXA XL y SpaceAble han establecido una asociación que da a AXA XL acceso a las soluciones de SpaceAble, incluida ISSAN (International Space Situational Awareness Network), una plataforma web de recogida de datos en órbita terrestre. La recopilación y el uso de datos y modelos relacionados con el espacio, combinados con las décadas de experiencia de AXA XL en materia de suscripción y gestión de riesgos en el ámbito espacial, no sólo ayudarán en el proceso de suscripción, sino que también nos permitirán obtener mejores conocimientos sobre cómo gestionar los riesgos y mejorar la sostenibilidad del espacio. 

La recopilación y el uso de datos y modelos relacionados con el espacio, combinados con las décadas de experiencia de AXA XL en materia de suscripción y gestión de riesgos en el ámbito espacial nos permitirán mejorar la sostenibilidad del espacio.

El seguro espacial

La cobertura de los seguros desempeña un papel importante para permitir los lanzamientos espaciales y cubre las tres fases de la órbita de los satélites. En primer lugar, el seguro puede cubrir los riesgos asociados al vuelo del vehículo de lanzamiento, desde la ignición del mismo hasta la separación del satélite en órbita.

El seguro también puede ser contratado para transferir los riesgos que pueden ocurrir en la fase posterior a la separación; la fase de operaciones iniciales, la puesta en órbita, los desarrollos y las pruebas, y la vida en órbita hasta el punto de acogida. 

En tercer lugar, el seguro puede cubrir los riesgos de la vida en órbita de un satélite. Esta cobertura se suscribe anualmente y se revisa en función de la salud del satélite.

Además de coberturas como la interrupción de la actividad empresarial para los propietarios de los satélites, la interrupción de la actividad empresarial para los usuarios de los satélites y las coberturas de carga/propiedad marítima para los fabricantes de satélites y los proveedores de servicios de lanzamiento, las aseguradoras especializadas pueden ofrecer una transferencia de riesgo adicional para aspectos como las pruebas de motores, el servicio en órbita, los vuelos espaciales tripulados y los puertos espaciales, así como coberturas de riesgo político y crediticio para el retraso del lanzamiento, entre otras cosas. 

En la actualidad, aproximadamente la mitad de los lanzamientos llevan satélites asegurados.

Sostenibilidad

Como observó el astrónomo británico Fred Hoyle, el espacio no está tan lejos de la Tierra. De hecho, nosotros mismos, como planeta Tierra, formamos parte del espacio. Hoyle señaló que "el espacio no está en absoluto alejado. Sólo está a una hora de distancia si tu coche puede ir directamente hacia arriba".

Y al igual que la protección del medio ambiente y el avance hacia la sostenibilidad se han convertido en motores corporativos y sociales aquí en la Tierra, también deberían serlo en el espacio.

El rápido aumento del tráfico espacial, sobre todo en la órbita baja de la Tierra, eleva considerablemente el riesgo de colisiones. Esto, a su vez, aumenta la posibilidad de que se produzcan desechos y caídas. 

Hoy en día hay unos 3.000 satélites activos en órbita, en 2030 es probable que haya hasta 100.000. Tenemos que preguntarnos cómo podemos hacer de esto un mercado sostenible. Creemos que el aprovechamiento y la extrapolación de los datos que podemos reunir a través de nuestra asociación pueden ayudar a mejorar la gestión de riesgos y, por tanto, la sostenibilidad

Usos de los datos

Los sensores también nos dan la oportunidad de intentar comprender mejor la meteorología espacial y su impacto en la Tierra. 

La meteorología espacial puede afectar a la Tierra de varias maneras. Por ejemplo, las erupciones solares pueden crear tormentas de apagones de radio, las partículas energéticas solares pueden causar fallos eléctricos en los satélites y las eyecciones de masa coronal pueden causar tormentas geomagnéticas en la Tierra que pueden afectar a las redes eléctricas, entre otras cosas. 

Creemos que los datos que podamos aprovechar sobre la meteorología espacial podrían ayudarnos a gestionar mejor los riesgos en tierra. 

Los sensores también pueden darnos una mayor comprensión del efecto del arrastre angular en los satélites y esto también nos ayudará a entender las fuerzas que actúan sobre los satélites en órbita y los riesgos que éstas suponen. 

Creemos que los datos que pueden obtenerse y aprovecharse mediante el uso de sensores de conocimiento de la situación espacial también contribuirán a la creación de nuevas y sólidas regulaciones para los lanzamientos y las órbitas. A su vez, una normativa internacional más estricta contribuirá a mejorar la seguridad y la sostenibilidad.

Hasta el infinito y más allá

Creemos que este es el comienzo de un movimiento para utilizar mejor el espacio. Los riesgos del espacio son gestionables. Y en el espacio, al igual que en la Tierra, una gestión sofisticada de los riesgos comienza con datos de calidad. Si somos capaces de comprender mejor el ciclo de vida de un satélite -los riesgos que afronta y soporta y los efectos de las distintas influencias sobre su duración- no sólo podremos suscribir mejor los riesgos espaciales, sino que también podremos contribuir a mejorar la sostenibilidad del espacio. 

Creemos que una mejor comprensión de los riesgos que corren los satélites en la órbita terrestre baja sólo puede impulsar el mercado y provocar una mayor innovación a medida que la humanidad sigue explorando el espacio. Estamos entusiasmados con lo que la asociación entre AXA XL y SpaceAble significará para nuestra comprensión de la LEO y el papel que podemos desempeñar en esta área dinámica y en evolución. 

Puedes contactar al autor completando este formulario

Tu nombre
Tu apellido
Selecciona tu país
Invalid email
Invalid Captcha
 
Suscribirse

Más Artículos

Links Rápidos