Reaseguros
Siniestros
Consultoría de Riesgos
Recursos & Herramientas
Recursos & Herramientas
Notas de Prensa
Contacta con Nosotros

¿Qué tendencias aprecia en la gestión y transferencia del riesgo en la energía downstream?

Aunque varían según el cliente y el ámbito geográfico, el historial de pérdidas de los últimos años ha tenido un fuerte impacto en el mercado de la energía downstream. Se ha retraído algo la capacidad, provocando una consolidación del mercado de los seguros.

Eso ha puesto de relieve para los clientes la importancia de trabajar con aseguradores que tengan un compromiso a largo plazo con el sector.

Reafirma también que los clientes necesitan ser capaces de demostrar que disponen de programas de gestión de riesgos sólidos. Por ejemplo, los suscriptores querrán ver que existan robustos sistemas de protección física implementados, además de regímenes de gestión de la seguridad en los procesos.

Los aseguradores esperan también que los clientes dispongan de informes sobre ingeniería de riesgos precisos y que sean capaces de demostrar que están implementando las prácticas recomendadas.

Los clientes de energía downstream suelen tener apetito de riesgo para asumir notables retenciones de riesgo, lo que puede ayudarles a gestionar el coste total general del riesgo y a disponer de riesgos con cobertura en ocasiones difíciles de encontrar o demasiado costosos en el mercado abierto. De nuevo, esto nos remite a la importancia de una sólida gestión de riesgos: si el cliente retiene una amplia proporción de un riesgo, obviamente deberá controlar bien el impacto de esos riesgos sobre su propio balance financiero y trabajar con aseguradores con experiencia y conocimientos para abordar estos grandes y, a menudo, complejos riesgos.


¿Qué hay de los riesgos vinculados al uso de contratistas?

No es una nueva área de riesgo para las compañías de energía, que llevan décadas externalizando y empleando contratistas.

No obstante, aunque no se trata de un riesgo exclusivo de los sectores de la energía, es evidente, y la historia nos lo enseña, que el empleo de contratistas puede introducir elementos de riesgo innecesario si no hay una gestión adecuada.

Los clientes deben disponer de procesos de admisión sólidos para los contratistas y programas de seguridad en los procesos bien diseñados para minimizar estos riesgos.

En última instancia, se trata de disponer de un programa firme y holístico para la gestión de los riesgos que permita a los clientes gestionar tanto los elementos físicos como humanos.


¿Hasta qué punto suponen un desafío los riesgos cibernéticos para los clientes de la energía?

Los riesgos cibernéticos son sin duda un área emergente de riesgo en el sector de la energía. Cada vez más, los clientes emplean automatización, robótica y sistemas con funcionamiento remoto que pueden mejorar la eficiencia de la productividad, pero que abren también nuevas áreas de potenciales vulnerabilidades.

Existe potencial para el riesgo sistémico: un ataque, aleatorio o dirigido, en varias refinerías al mismo tiempo podría perturbar enormemente al suministro de petróleo en el mundo. No hace tanto tiempo (junio de 2017), el ciberataque NotPetya afectó a varias corporaciones y países importantes sin relación entre ellos, en lo que se sigue considerando el ciberataque más devastador a escala global. Las exposiciones asociadas con estos ataques son difíciles de calificar y cuantificar, pero los aseguradores (y los clientes) aprenden y se adaptan continuamente.

Los clientes pueden obtener cobertura de seguro para los riesgos cibernéticos. La cuestión acuciante en muchas ocasiones puede ser cuánta cobertura deberían contratar y si ésta es la más apropiada.

Muchos grandes clientes del sector de la energía retienen una porción de este riesgo y después trabajan con aseguradores con capacidades cibernéticas para transferir parte de dicho riesgo. Trabajar con aseguradores con el conocimiento necesario en el ámbito cibernético y que aprendan del riesgo cibernético en otros sectores industriales puede aportar grandes beneficios.


¿Cómo pueden los clientes de energía downstream trabajar con aseguradores para aprovechar al máximo sus programas de seguros multinacionales?

Dado el tamaño y el impacto potencial de los riesgos que gestionan los clientes de energía downstream, es importante que sepan que sus aseguradores disponen del apetito de suscripción y los conocimientos necesarios, y no ofrecen simplemente una capacidad «ingenua».

Cuando hablamos con compañías de energía multinacionales, nos dicen que desean trabajar con un asegurador que disponga de una red internacional y centros regionales competentes, para poder formular un programa multinacional que cumpla con los requisitos y sea relevante para su gestión del riesgo y para sus objetivos de transferencia.

Los clientes de energía que cuentan con cautivas, que son la mayoría, necesitan un asegurador con una red sólida que pueda valerse de un socio local para emitir la documentación local.

En la actualidad, existen multitud de asociaciones entre empresas petroleras en las que las cautivas respectivas asumen una proporción de los riesgos y luego añaden encima capacidad de seguro tradicional. De nuevo, para ello se requiere un asegurador con presencia internacional y conocimiento experto en cautivas, además de con notable capacidad y apetito de riesgo.

Si hablamos de clientes de energía de gran tamaño, las sumas implicadas en la transferencia de riesgo suelen ser significativas, lo que significa que es importante trabajar con un asegurador con la capacidad para abordar también el riesgo de crédito.

Por supuesto, los siniestros son una parte esencial del valor que se deriva de un programa de seguros multinacional. Es importante trabajar con aseguradores que dispongan de profesionales de siniestros que comprendan el sector de la energía y que consigan que el cliente se sienta cómodo durante todo el proceso en caso de siniestro, con independencia de en qué parte del mundo se encuentre.

  • Sobre el Autor
Tu nombre
Tu apellido
Selecciona tu país
Invalid email
Invalid Captcha
 

Más Artículos